Archivo del blog

viernes, 2 de julio de 2010

Chile: Hitos de nuestra historia en Salud Ocupacional




Durante la década de 1950 en Chile, se impulsaron una serie de iniciativas que buscaban potenciar el bienestar económico y social del país que sentarán las bases para el desarrollo. En relación a esto, el 8 de agosto de 1952 se pone en vigencia la ley Nº 10.383 que reorganizaba las actividades de salud y seguro social, estableciendo dos grandes dependencias a cargo de esta jurisprudencia: El Servicio de Seguro Social (SSS) y el Servicio Nacional de Salud (SNS), siendo este último el encargado de las funciones relacionadas con la Seguridad e Higiene Industrial, áreas que previamente habían sido de la competencia del Ministerio del trabajo.

Durante esta misma década, diversos estudios de las condiciones del trabajo en la industria y la minería, encargados por el gobierno con tal de impulsar su Plan Nacional de Desarrollo Decenal para los años 1961 y 1971, dieron cuenta de un nivel escasamente satisfactorio en materia de Higiene y Seguridad del Trabajo, que implicaba fuertes pérdidas económicas y humanas que podían frustrar la ejecución del plan previamente mencionado. En consideración a lo anterior y con la asistencia de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), se comenzaron los trabajos tendientes a establecer una dependencia autónoma del SNS que pudiera iniciar y administrar una campaña nacional destinada a promover la higiene y seguridad en el trabajo, además de encargarse de las actividades relacionadas a la contaminación atmosférica. Es con este fin que se asignó a un experto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), familiarizado con estos problemas y con la zona, con el propósito de prestar asistencia a las autoridades chilenas en la elaboración de un plan en el contexto del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), con el objetivo de establecer y poner en funcionamiento el “Instituto de Higiene del Trabajo y Estudio de la Contaminación Atmosférica”. Dicha tarea recayó en el Ingeniero John J. Bloomfield, de los Estados Unidos de América, quién veía a Chile como un lugar óptimo en Latinoamérica para el desarrollo de la Salud Ocupacional ya que contaba con la infraestructura básica y profesionales capacitados para su impulso, situación que no se presentaba en otros países del continente. A partir del trabajo realizado por el Gobierno de Chile y del experto Bloomfield es que el 22 de diciembre de 1961 se presentó la solicitud oficial al PNUD para establecer dicho Instituto, la cual fue aprobada posteriormente a la realización de algunas modificaciones por el Consejo de Administración del PNUD en su octavo periodo de sesiones, el mes de mayo de 1962.

En Abril de 1963 se redacta el Proyecto Oficial de creación del Instituto de Higiene del Trabajo y Contaminación Atmosférica, siendo firmado por las diversas partes el 7 de junio de 1963. Las principales funciones del Instituto serían la de realizar y promover investigaciones en los campos de la Higiene del Trabajo y Contaminación Atmosférica, la preparación de personal especializado en las áreas y el suministro de asesoría técnica a la industria, Gobierno e instituciones privadas.

En Junio de 1963, se designa además como Gerente del Proyecto a quién había sido uno de sus principales impulsores, el Señor John J. Bloomfield, quién asume de inmediato sus funciones que cubrirían un periodo de 3 años en Chile. Su labor y legado en nuestro país, le mereció el recibimiento de la más alta condecoración civil otorgada por Chile, la Orden de Bernardo O’Higgings. El Instituto en homenaje y reconocimiento a su extenso aporte al desarrollo de la Salud Ocupacional en nuestro país, acuerda poner su nombre a la biblioteca que el mismo ayudo a crear a través de la donación de su biblioteca personal. Conjuntamente con lo anterior, desde 1979, cuando el Instituto ya es parte del ISP, también se recuerda su importante aporte a través de un premio anual que lleva su nombre y que se otorga al profesional más destacado en el área de la Salud Ocupacional. John J. Bloomfield falleció en Quito en 1977. A fines del año 1963, se adquiere la casona ubicada en la esquina de las calles Santo Domingo y Bulnes, recinto de aproximadamente 1.400 metros cuadrados de espacio utilizable y cuya dirección oficial es Santo Domingo 2398, con el fin de albergar las inmediaciones del recientemente creado Instituto de Higiene del Trabajo y Contaminación Atmosférica, que posteriormente el día 20 de Junio de 1977 pasará a ser denominado como Instituto Nacional de Salud Ocupacional (INSO).

Este edificio será la sede oficial del Instituto de Higiene del Trabajo y Contaminación Atmosférica por más de 20 años, hasta que debido al terremoto que afectó a la zona central del país el día 3 de Marzo de 1985, sufre la destrucción parcial de su estructura quedando en un gran porcentaje inutilizable. Es a partir del 3 de agosto de 1979 que, a través del Decreto Ley N º 2763, se reorganiza el Ministerio de Salud, estableciéndose en el artículo 36 de dicha Ley la creación del Instituto de Salud Pública de Chile como el continuador legal tanto del Instituto Bacteriológico de Chile como del Instituto Nacional de Salud Ocupacional, que pasa a denominarse Departamento de Salud Ocupacional y Contaminación Ambiental en sus nuevas dependencias ubicadas en el Avenida Marathon 1000, de la comuna de Ñuñoa.

Fuente: ISP

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada